setblau.com | IT Services | Blog

Se acerca el verano, preparemos nuestros equipos para las altas temperaturas

Se acerca el verano, preparemos nuestros equipos para las altas temperaturas

Dado que empieza a notarse el calor, es la mejor época, antes de ir a más, para limpiar nuestros equipos informáticos, tanto si tienes un sobremesa como sí tienes un equipo portátil, es muy conveniente realizar una limpieza mínima de los dispositivos de refrigeración.

No es una tarea compleja, se puede realizar en unos minutos y si no nos excedemos y nos concentramos en limpiar solo lo necesario con brochas y aire comprimido no debe suponer un riesgo para el equipo.

Siempre es recomendable dejar estas tareas a un profesional, el cual podrá hacerlo con más detalle y seguridad, pero supone un coste y una pérdida de tiempo que en ocasiones no todos nos podemos permitir.

Preparar un entorno tranquilo

Lo primero que debemos hacer es buscar un espacio tranquilo, sin movimiento para poder abrir los equipos y cercano a otro espacio exterior o fácil de limpiar donde no resulte un problema desprender polvo.

En el primer entorno necesitamos una superficie antideslizante, preferiblemente una tapa de cartón donde poder colocar los tornillos extraídos en la misma posición en la que están en el equipo para después poder colocarlos en su ubicación, esto es más importante para la limpieza  de portátiles, puesto que para los sobremesa, solo existen dos tipos de  tornillos y, a menos que se sea un poco bruto, es difícil introducir un tornillo en un lugar incorrecto.

Necesitamos tener preparado el siguiente material:

  • Destornillador de estrella, preferiblemente en dos tamaños uno pequeño y otro mediano.
  • Spray de aire comprimido
  • Abrazaderas de nailon
  • Pulsera anti estática
  • Una brocha
  • Aspirador

Opcional: Pasta térmica

Desmontamos

Una vez preparado el entorno, primero desconectaremos de la red eléctrica los equipos y extraemos la batería en caso de que aplique, después, procedemos a desmontar el equipo, colocando los tornillos en el cartón simulando la posición en la que estaban originalmente para recordar su posición a la hora  del montaje.

Algunas piezas plásticas es posible que vayan sujetadas a presión, pero no se deben extraer por fuerza bruta, hay que buscar las pestañas que las sujetan y mirar, con calma y paciencia de abrirlas poco a poco.

Es posible que los cables vayan sujetos con abrazaderas de nailon, por ese motivo lo mejor es disponer de nuevas  antes de empezar con el trabajo y así poder cortarlas sin problema para trabajar a gusto, al finalizar la operación se pueden volver a colocar las nuevas abrazaderas.

Brochazos

Una vez tenemos acceso a todos los componentes, a más o menos según la maña o valor que hayáis tenido, es hora de limpiar suavemente con la brocha, desplazando la suciedad más visible hacia rincones y depositándola en la basura, probablemente se levantará polvo, si podéis disponer de una mascarilla seguro que lo agradeceréis.

En este proceso, es vital dedicarle un especial cuidado a los ventiladores, frotándolos con la brocha con energía mientras que se sujetan las  aspas de este con la otra mano.

No se recomienda utilizar productos de limpieza en el interior de los equipos salvo algún dieléctrico para circuitos en casos excepcionales, los productos de limpieza tienden a dejar residuos en los cuales después se adhiere el polvo resultando más complicado de extraer.

Aire

Una vez se ha extraído el grueso de la suciedad con la brocha, es momento de desplazarnos a la zona exterior y con el spray de aire comprimido “soplar” el equipo para extraer el polvo de difícil acceso, se recomienda ayudar el proceso con la brocha y repetir cuantas veces sea necesario.

Placas

No es tan imprescindible, pero ocasionalmente, en los equipos de sobremesa, se pueden sacar las placas conectadas a la placa base para limpiarlas más eficazmente, si hacemos  esto habrá que repasar los contactos de estas con un trapo que no genere electricidad estática, también se puede ayudar a la limpieza de los contactos con un limpiador específico.

Procesador

Solo si se ha adquirido pasta térmica y tenemos la suficiente habilidad, podemos proceder a renovar la pasta térmica del procesador. Esta operación, en principio, no debe ser necesaria dado que esta no se degrada, pero, si se extrae el procesador, es necesario substituir la pasta existente por una de nueva.

Primero liberamos los mecanismos de succión del ventilador y disipador. Es muy probable que el disipador permanezca adherido al procesador por la pasta térmica, para separarlos, lo mejor es realizar suaves movimientos circulares hasta que estos se separen.

Una vez separado el disipador del procesador, para extraer el mismo de su socket, hay que tener mucha precaución de descargar la electricidad estática de nuestras manos, incluso si usamos guantes de goma mejor. Liberar todos los mecanismos de sujeción y extraer poco a poco sin hacer fuerza.

Volver a montar

Una vez limpio y preparado para el verano, procedemos al montaje del equipo de la  misma forma que se desmontó al principio, teniendo especial cuidado en asegurarnos que los ventiladores están correctamente conectados a la placa base y las conexiones están como antes de la operación.

A disfrutar

Una vez montado, lo podemos colocar en su espacio habitual y volver a  disfrutar de nuestro equipo que estará como nuevo!!!

Share

Sobre el Autor

Director and Founder from setblau.com

Deja tu comentario

Estaremos encantados de recibir sus comentarios. Tome un momento para comentar y decirnos lo que piensas.